×

Advertencia

Property-ID missing. Google Analytics is not implemented properly on the page. Please go to plugin settings and enter your Google Anyltics Proprety-ID.

1989-2019: la mutación del narco colombiano

min 1989 2019Por: Redacción EL BUSCADOR | MJG* | Ilustración: Diego Rozo** | Febrero 2019  

Hace 30 años la ciudad de Bogotá sufrió consecutivos atentados terroristas, perpetrados principalmente por el Cartel de Medellín. ¿Qué tanto ha cambiado esta realidad? 

Un noticiero de televisión lleno de dinamita; un carro bomba en Chapinero que dejó seis muertos y 50 heridos; un camión cargado con 500 kilogramos de explosivos en el sector de Paloquemao, que destruyó el edificio del DAS y por el cual murieron 103 personas, 600 quedaron heridas y varios locales comerciales en ruinas; destrucción de las instalaciones del diario El Espectador y de Vanguardia Liberal; asesinato de José Antequera, dirigente de la Unión Patriótica, en el aeropuerto El Dorado; asesinato de Luis Carlos Galán, en la plaza central de Soacha, mientras daba un discurso como candidato presidencial; atentados a periodistas y militares; explosión de un avión Boeing 727 (Vuelo 203 de Avianca) que se dirigía de Bogotá a Cali y en el que murieron los 110 ocupantes. Estos fueron los principales actos terroristas llevados a cabo por el Cartel de Medellín en 1989, bajo el liderazgo de Pablo Escobar. 

Aunque ese año también se le dieron golpes a la mafia como la aprobación de tres decretos para frenar a los grupos paramilitares financiados por narcos, así como fue asesinado el cuñado de Escobar, Mario Henao Vallejo, y fue abatido otro de los jefes del Cartel de Medellín: Gonzalo Rodríguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, junto a su hijo Freddy Rodríguez; lo cierto es que erradicar el narcotráfico del país y la violencia que trae consigo ha sido un proceso bastante difícil que aún hoy está lejos de ser superado. 

La organización Insight Crime reveló el año pasado en un informe que Colombia tiene ya cuatro generaciones de narcotráfico. La primera corresponde al periodo 1980-1995. Quienes pertenecieron a la primera generación se caracterizaron por encargarse de toda la cadena del negocio, es decir, desde la producción de la cocaína hasta su distribución en el extranjero. Había unos responsables visibles, un rostro bien definido a quien culpar de los delitos, como el de Escobar y sus socios. 

inter 1989 2019Después de la muerte de ‘El capo’ en 1993 y de la captura de los hermanos Rodríguez Orejuela en el 95, el liderazgo narco se fragmenta. En la segunda generación (1995-2008) ya no hay un ‘jefe único’. Durante este periodo el negocio queda en manos de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y del Cartel del Norte del Valle. A pesar de que Carlos Castaño fuera la cabeza de las AUC, con su muerte y con la carencia de un líder absoluto, comienzan las luchas internas entre bloques y organizaciones por adueñarse de las rutas a través de las cuales enviarán la droga. Las FARC también se disputa este comercio ilícito. 

La tercera generación va de 2008 hasta 2017, es decir, después del acuerdo de paz con los paramilitares durante el gobierno de Álvaro Uribe y después de la entrega de armas de las FARC durante el mandato de Juan Manuel Santos. En esta época es cuando surgen las denominadas ‘Bacrim’ –Bandas Criminales– como ‘Los rastrojos’ y ‘Los urabeños’ quienes se enfrentan entre sí por el negocio. El informe explica que, contrario a lo que sucedía en la primera generación, estos narcos no se encargan de toda la cadena de producción de la droga sino que controlan algunas etapas del negocio. 

Por último, con la salida de las FARC, aparece la cuarta generación llamada ‘Los invisibles’ por Insight Crime, pues la organización del narcotráfico ahora se compone de tres niveles, tal como aclara una publicación de El Espectador, a saber: 

Nivel 1: Narcotraficantes transnacionales, quienes tienen negocios lícitos, un consolidado campo de acción en el gobierno y figuran como empresarios exitosos. Por este motivo se desconoce que realmente se hallan involucrados en el narcotráfico. 

Nivel 2: Grupos territoriales. Son los que se conocen en los medios de comunicación puesto que tienen capacidad militar y son los encargados de la producción de la cocaína en los territorios. 

Nivel 3: Subcontratantes, es decir, los sicarios, las pandillas y especialistas de laboratorio, quienes son los encargados de los cargamentos y los asesinatos, a la vez que se convierten en un foco de atención para distraer a las autoridades. 

El pasado 17 de enero volvió a ocurrir un atentado con carro bomba en la Escuela General Santander (Bogotá) que dejó 21 muertos. El ELN reconoció la autoría del hecho en un comunicado del 21 de enero.

*María José González | Editora general. 
**Pasante de Diseño Gráfico | USTA, Bogotá.

EDITORIAL


“El departamento de Admisiones y Mercadeo, junto con la Vicerrectoría Académica General, ha diseñado varios espacios para que los estudiantes de colegio puedan encontrar en la USTA una Institución de puertas abiertas”.
Henry Manuel Ortega Jiménez | Director de Departamento de Admisiones y Mercadeo | USTA, Bogotá

- Ver más -