editorial 1

El medioambiente únicamente se ve desde lo económico

Libre mercado y medioambiente

Por: John Jairo Martínez Álvarez* | Febrero 2019

Dado que esta edición de EL BUSCADOR tiene por objetivo rememorar aquellos eventos históricos que este año cumplen una década más de acontecidos, aprovecho el espacio para hablar sobre una fecha que aún no llega, pero que desde ya tiene implicaciones en nuestro presente: el año 2020, tiempo límite del cumplimiento de las metas para la mitigación del cambio climático, pactadas en el protocolo de Kioto. 

El libre mercado o neoliberalismo ha tomado el control del medioambiente mundial y avanza de manera desmedida y egoísta acabando con el mundo en que vivimos. A través de reformas, esta política ha permeado toda la economía nacional, beneficiando al mercado y a las corporaciones extranjeras que se han apoderado de los escasos recursos que poseen los países.

El desarrollo de la doctrina neoliberal se ha dado de manera lenta y silenciosa, logrando cambiar nuestra forma de ser y de vivir, profundizando las desigualdades en sectores económicos, políticos, sociales y laborales, en los países adoptantes. Esto ha provocado que el medioambiente se vea hoy únicamente desde lo económico y que las empresas multinacionales originen una depredación sin vacilación, sin remordimiento y sin un mundo futuro.

Con el pregón del neoliberalismo, se minimiza el Estado para dejar expedito al libre mercado la privatización de la naturaleza y la mercantilización del medioambiente. Con la entrada de esta política mercantilista medioambiental se comienzan a generar problemas que afectan directamente el mundo en que vivimos. Uno de estos es el cambio climático, causado por la emisión de gases efecto invernadero (GEI), como el dióxido de carbono, (CO2) el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O), que han generado el calentamiento global. 

Desde la reunión de Kioto en 1997, los países industrializados firmaron protocolos en los cuales se comprometieron a reducir en un 5 % estos gases, pero Estados Unidos, Rusia y Canadá, países con la mayor emisión, no firmaron o no ratificaron los acuerdos.

Según la revista británica The Lancet (2018), el cambio climático es uno de los mayores problemas que tiene la humanidad, puesto que amenaza la salud global y porque “sigue en aumento la proporción de la población que está en riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y renales” como consecuencia de los GEI. La concentración media de CO2 en la atmósfera es actualmente el doble que la media de los últimos 400 mil años y se prevé que estas emisiones aumenten en un 130 % para el año 2050. 

Se hace necesario continuar con los diferentes protocolos suscritos en contra del cambio climático, para que el medioambiente y los recursos naturales no sean simples objetos mercantiles que se aprovechan y se desechan. Que el capitalismo salvaje, aplicado desde el libre mercado, apacigüe su voracidad en los temas ambientales. Si cada país toma la decisión de establecer un plan en el recorte de emisiones GEI, de acuerdo con las limitaciones del Acuerdo de París, se puede alcanzar el objetivo de no superar los 1.5 °C de aumento en la temperatura global.

Tenemos derecho a respirar aire puro y a tomar agua libre de cianuro de minería. El desarrollo sostenible debe estar por encima de un sistema neoliberal que basa su crecimiento en el paradigma del capital, y que no tiene en cuenta la vida futura.

*Docente de Economía | USTA, Tunja

EDITORIAL


“Tenemos derecho a respirar aire puro y a tomar agua libre de cianuro de minería. El desarrollo sostenible debe estar por encima de un sistema neoliberal que base su crecimiento en el paradigma del capital, sin tener en cuenta la vida futura”.
John Jairo Martínez Álvarez | Docente de Economía | USTA, Tunja.

- Ver más -

OPINIÓN


laurajulianaPor: Laura Juliana Ruiz B. | Abogada, egresada de la USTA, Master en Derecho y Políticas Públicas USAL, experta en leyes Anticorrupción American University

(seguir leyendo...)