×

Advertencia

Property-ID missing. Google Analytics is not implemented properly on the page. Please go to plugin settings and enter your Google Anyltics Proprety-ID.

20 años sin Jaime Garzón: la afonía del humor político

min jaime garzonPor: Gabriel Ángel Garzón* | Febrero 2019

Para quienes vivimos la década de los 90, hablar de Jaime Garzón es recordar a un personaje humilde, sincero y caracterizado por un humor político que retumbaba en las altas esferas del poder en Colombia. 

Sus personajes convirtieron las noches de los hogares colombianos en el escenario perfecto para manifestar, a través del humor, su desacuerdo (desacuerdo de muchos) con las formas de gobierno, la corrupción, la pobreza y, sobre todo, la guerra fratricida que por aquella década cobraba la vida de decenas de colombianos (campesinos o de estratos bajos), quienes eran, y aún hoy son, enviados a los campos a combatir sin una ideología clara; solo con la concepción de matar para sobrevivir.

Personajes como el lustrador Heriberto de la Calle, el prestante abogado Godofredo Cínico Caspa y el celador del edificio Colombia, Nestor Elí, fueron los representantes de la “voz del pueblo”, un pueblo que concibe a Colombia como su patria solamente cuando juega la selección de fútbol; un pueblo para el que el interés propio está por encima del interés común; comportamientos que Jaime supo leer y criticar en oraciones contundentes, como: “Acá no hay una cultura a la propiedad; uno baja el vidrio y tira el papel, porque ...¡como esto no es mío!” 

Jaime Garzón se convirtió en la voz de los que no tenemos voz, en la esperanza de los que vivían la angustia del secuestro, el terror del desplazamiento o la furia de una guerra que durante décadas se ha alimentado de las clases menos favorecidas.

Por siempre Garzón será recordado como uno de los precursores de la libertad de expresión. La máxima “nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie ni hacerle mal en su persona, aunque piense y diga diferente” es parte del legado que Jaime le dejó a Colombia, y que se convierte en el acicate perfecto para que la sociedad reflexione sobre la tolerancia, el respeto y el valor de la vida.

El 13 de agosto de este año se cumple el vigésimo aniversario de la muerte de este luchador incansable por la paz en Colombia. Paz, que —según su ideal— debería llegar a partir de un cambio político y social, que, por el momento —al igual que su asesinato— no vislumbra un horizonte claro, sino que se sumerge cada vez más en la penumbra de la apatía y el olvido.

*Coordinador CRAI-USTA | Campus San Alberto Magno | Bogotá

EDITORIAL


“El departamento de Admisiones y Mercadeo, junto con la Vicerrectoría Académica General, ha diseñado varios espacios para que los estudiantes de colegio puedan encontrar en la USTA una Institución de puertas abiertas”.
Henry Manuel Ortega Jiménez | Director de Departamento de Admisiones y Mercadeo | USTA, Bogotá

- Ver más -